Amigos de Lago Tahoe

La voz de los propietarios no residentes

Problemas y confusión rodean la propuesta instalación de una central eléctrica alimentada a biomasa

Estimado vecino

El Condado de Placer y la Agencia Regional de Planeamiento para el distrito de Tahoe (TRPA) tienen pensado construir en la cuenca del lago Tahoe (en la costa norte, playa Kings) una central eléctrica a escala industrial con combustión de biomasa. De ser construida, estará ubicada muy  cerca de la Ruta 267, en una zona de alta densidad de población, a menos de dos kilómetros del lago y a medio kilómetro de  una escuela primaria.

Esta planta funcionaría día y noche los 365 días del año, quemaría materia orgánica proveniente de los bosques que se encuentran en un área de 50 km.  alrededor del lago.

Como resultado, tanto de la falta de información como de la información errónea, existe mucha confusión acerca de esta propuesta. El propósito de la creación de este sitio web es dejar en claro 1) el carácter de los problemas que este proyecto causa y (2) la confusión que lo rodea.

Los Amigos de Lake Tahoe es una fundación sin fines de lucro creada para detener este proyecto peligroso desde el punto de vista del medio ambiente y económicamente desastroso. ¡Necesitamos su ayuda!

Damos ahora información que atañe a prácticas habituales actuales. Durante años, cuadrillas de obreros han estado realizando tareas de entresacado y limpieza de material orgánico desmembrado o caído naturalmente (hojas, por ejemplo), a los efectos de reducir el combustible que aquel representa, en caso de incendios forestales. Durante 16 años dicho material orgánico era transportado a Cabin Creek, una planta procesadora de material orgánico, a 3 millas de Truckee sobre la Ruta 89, afuera de la cuenca de Tahoe. Allí se lo seca y se lo transforma en combustible de calidad, apropiado para quemar. (Este material orgánico proveniente de los bosques no se puede quemar en una planta si previamente no ha sido procesado y transformado en combustible.)

A continuación, el producto así obtenido es enviado a Loyalton (en el Condado Sierra), propiedad de Sierra Pacific Industries, ubicada al norte de Truckee.

A todo el material restante, que no puede ser llevado a Cabin Creek por encontrarse, por ejemplo, en laderas muy empinadas o de acceso muy limitado, se lo quema al aire libre unas pocas veces por año, cuando las condiciones meteorológicas lo permiten.

Lo único que hace el proyecto propuesto es cambiar la ubicación de la quema del material  -hoy en día lejos de la cuenca -  a King ´s Beach, que está dentro de ella.

En lugar de ir a Cabin Creek irán a King´s Beach. ¡Eso es todo! ¡Gran cambio!

Insistimos: todas las actividades asociadas con el combustible forestal y la reducción de los incendios permanecerán inalteradas.

La información errónea y la desinformación han llevado a percepciones equivocadas con respecto a que la instalación de un incinerador industrial en King´s Beach reducirá la quema al aire libre o disminuirá los procesos en la producción del combustible.

Son asuntos completamente separados y no guardan conexión alguna con la ubicación de una planta.

Cabe mencionar aquí que todo el material recogido en los bosques irá primero a Cabin Creek para su procesamiento, no importa cuál sea el lugar en que será quemado.

No se deje engañar o confundir por las sugerencias y los reclamos propagandísticos que aseguran que teniendo una planta de energía biomasa en King´s Beach reduciremos el combustible forestal y las quemas al aire libre. ¡No será así ni mucho menos!

La planta propuesta produciría 1-3 megawatts de electricidad y consumiría de 25 a 75 toneladas de biocombustible por día, transportado en camiones desde Cabin Creek. El equivalente calórico de la combustión diaria va de 25 a 75 cords de leña o el equivalente de un consumo anual de entre 9.000 y 27.000 cords de pino.

La calidad del aire se vería negativamente impactada debido a la emisión de contaminantes tales como el dióxido de carbono, el monóxido de carbono, los precursores del  ozono (óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles), dióxido de sulfuro y partículas de tamaños diversos.

Debido a la topografía de la cuenca de Tahoe, con inversión de las corrientes de aire, la degradación del aire es inevitable, dado que los contaminantes no se dispersan con facilidad. De la misma manera, no hay modo de evitar una bruma o neblina suave.

Según afirma Jim Turner, jefe de operaciones de la fabrica industrial de incineración biocombustible en Loyalton, “lo primero que la gente percibirá es el olor”, mientras son pocos los que se oponen conceptualmente  a plantas de energía biomasa, dado que las mismas producen energía renovable, no tienen dudas,  sin embargo de que no se les debe permitir a nadie su instalación en Lake Tahoe. De acuerdo a la Ley Federal de Agua Limpia,  la cuenca de Tahoe es un recurso natural sobresaliente en terrazas escalonadas de nivel 3, lo cual impone la clasificación de “No Degraduacion” de la calidad de su aire y de sus aguas.

La contaminación no se acumulará sólo en la costa norte del lago, desde Incline a Tahoe City. Llegará a todos lados llevada por los vientos. Todas las centrales eléctricas alimentadas a biomasas deben ser prohibidas en la cuenca.

De especial interés para los científicos son los derivados químicos del proceso de combustión que tienen la capacidad de modular o interrumpir la función del sistema endocrino - la red de glándulas que regulan las hormonas en el cuerpo humano-. Estos productos químicos, llamados “Productos químicos que interrumpen el proceso endocrino” interfieren con las hormonas naturales que son responsables de la regulación de los procesos de desarrollo, especialmente en los niños.

La planta aquí objetada se encuentra a menos de medio kilómetro de un colegio primario. Además, en términos de transacciones inmuebles, los términos “riesgos al medio ambiente” se refieren a condiciones nocivas e irritantes, a riesgos creados por el hombre y no a riesgos naturales. Dado lo cual, las condiciones son clasificadas como perjudiciales para la salud de los humanos o como una interferencia con las respuestas emocionales de un individuo. Tienen una incidencia negativa en el valor y en el atractivo inmobiliario. Tan es así, que son considerados defectos, los cuales, de conocerse su existencia, deben ser revelados como hechos materiales ya que los riesgos pudieran afectar la decisión, por parte de un comprador posible, de adquirir la propiedad.

Si sumamos a esto, el transporte de la biomasa en camiones que contaminan con sus gases, el tránsito así como también el ruido, podemos, entonces, llegar a la conclusión de que la planta en cuestión entra en la categoría de “riesgo ambiental”, que podría invalidar una venta si todo esto no es revelado y no hay modo de predecir específicamente el impacto de este hecho en el valor de las propiedades en la cuenca, en el largo plazo.

Este proyecto es un desastre económico desde sus inicios. Los fondos iniciales para el estudio de la utilización de biomasa en el Condado de Placer fueron otorgados automáticamente en forma bien intencionada. Pero ésta pasó a ser una mala idea cuando los oficiales del Condado de Placer descubrieron que el lugar más fácil en el Condado para obtener permisos para construir un incinerador de masa orgánica, debido a su inherente contaminación, era la Cuenca de Tahoe donde se respira el más puro aire.

Además, dado que la TRPA tiene planes para limitar los análisis de la calidad del aire excluyendo a EPA del estudio de impacto ambiental, la aprobación será acelerada. Para agravar el problema, la viabilidad económica de proyectos de esta envergadura, depende de fondos públicos.

Dado que la forma en que se inició proveyó de fondos a los estudios y a los costos iniciales, aún no se ha determinado de dónde saldrán los $8 o $10 millones para los costos de construcción. Tampoco existe un acuerdo en cuanto a quién será el dueño o su operador.

A pesar de ser contraintuitivo, de que desafía al sentido común y de que es científicamente irracional, el proyecto ha avanzado perturbadora e infortunadamente con falsos reclamos y falaces argumentaciones que, en la opinión de muchos, están diseñadas para sacar provecho de la ignorancia general  relativa a  los asuntos involucrados por parte de los residentes locales y en especial de los propietarios que no son residentes.

Explotan el temor por los incendios forestales y la ignorancia de prácticas corrientes relativas a la quema al aire libre y a la remoción de los materiales orgánicos de desecho, de los bosques con destino por fuera de la cuenca y relacionan todo esto con la reducción de incendios y con la contaminación resultante. Por supuesto, nada de esto sucederá.

Señalan regularmente, por ejemplo, como la quema por combustión de la biomasa es más limpia que la quema abierta o en pilas- lo cual es cierto. El problema, sin embargo, es que no hay, como ya lo hemos mencionado, conexión -  o relación -  alguna en cuanto a que la primera no reducirá la segunda. La quema abierta o en pila seguirá ocurriendo a los niveles corrientes.

Podemos agregar que, en un estudio olímpicamente fallido, un examen del asunto se hizo sobre la premisa de que el material orgánico de desecho, que fuera de color verde, podría quemarse en una planta en King´s Beach sin ser previamente procesado para obtener el combustible de la calidad necesaria para Cabin Creek. Es irónico que la “Nota de Preparación” para el proyecto, emanada en forma conjunta por Placer County y la TRPA, deja bien en claro que los desechos orgánicos debían ser primeramente procesados en Cabin Creek, previa su quema.

Los Amigos de Lake Tahoe están llevando a cabo una investigación de las circunstancias que rodearon, las razones que hubo detrás y la naturaleza de los fondos de este estudio defectuoso.

Es triste que, como parte de una campaña artera, tanto Placer County como TRPA hayan producido un documento oficial en el que incluyen a simpatizantes y a socios del proyecto, gente de la EPA y de la Universidad de California. Confrontados en cuanto a que demostraran la veracidad de tales apoyos, se han retractado y alegan errores de lengua “inadvertidos” en el documento en cuestión. Sin embargo, continúan la ficción narrativa de socios y simpatizantes.

Placer County ha acelerado este proyecto desde su origen y la TRPA, ostensiblemente la agencia autorizante, ha dado su consentimiento.

A los ojos de muchos, la autoridad de la TRPA ha erosionado y perdido terreno a lo largo de los años y le ha dado a los condados y a intereses “particulares” mayor influencia. Desafortunadamente, gran parte de los fondos de la TRPA provienen de maniobras de uno de esos dos tipos.

Además, muchos que están íntimamente conscientes del proyecto, esperan que tanto el estudio de impacto ambiental para la planta - estudio que ya está “en camino” -   como el contrato otorgado sin licitación, por contratación directa, presenten errores. Tendrán errores tanto de hecho como de omisión.

Sin embargo, también se cree que, a pesar de los errores y de que esté incompleto, el contrato pasará,  empujado con energía por el Condado de Placer y aprobado por la TRPA, a menos que una acción vigorosa lo detenga. Esto no es nuevo. Ya ha pasado antes.

Afortunadamente, los Amigos de Lake Tahoe, fue creada específicamente para luchar contra la aprobación del Proyecto para la Planta de biomasa.

Organizada tanto por los residentes locales, como por los propietarios no residentes para combatir dicho proyecto, Los Amigos de Lake Tahoe, se basa en el convencimiento del siguiente hecho: la entidad políticamente más fuerte en la Cuenca Tahoe es también la que acusa más impacto de las decisiones de la TRPA y es al mismo tiempo el principal contribuyente financista del gobierno de Tahoe: es el propietario no residente.

Si usted desea detener este peligroso proyecto, le pedimos firmemente que se informe lo más que pueda visitando otros aspectos en este sitio. Ayúdenos a ayudarlo.

Contribuya a nuestra causa. Placer y TRPA han utilizado bastantes fondos públicos para “vender” este proyecto al público.

Necesitamos nivelar el campo de juego y podremos hacerlo sólo con su aporte.